La armonía de una pareja
La armonía en una pareja es una suerte y un auténtico regalo. Dentro del ámbito musical, se considera que varios sonidos son armónicos cuando empastan a la perfección entre sí. Pues bien, una historia de amor también nos manda vibraciones desde el principio. Se trata de señales emocionales que pueden ser buenas o malas.

Negativas o positivas y debemos estar más atentos de lo que parece a simple vista para escucharlas y valorar la calidad de los sentimientos del otro o también, el grado de compatibilidad. Es habitual que desde el inicio de una historia de amor puedas recibir señales en relación con que crees que das más de lo que recibes, también puede suceder que sientas que el otro no te permite ser tal y como eres porque cuando das el paso de abrir tu corazón, lo único que hace son juicio de valor sobre tu modo de pensar o de sentir.

Estas emociones están allí desde el principio, sin embargo, en más de una ocasión, por miedo a la soledad o por tener una esperanza desmedida, es posible caer en la trampa de seguir allí durante meses o años. Es curioso que sea justo al final, cuando ha llegado el desamor, cuando damos un mayor significado a todas estas emociones que estaban allí desde el principio.

La armonía del amor es una suerte que por supuesto, también puede trabajarse. Es decir, si sabes que hay cosas que le duelen al otro, evita hacerlas. Aprende a decirle ciertas ideas con más calma y empatía. Es curioso que a veces, la empatía cuesta más cuanto mayor es el grado de conocimiento (cuando debería ser al revés). Las críticas constantes lejos de potenciar la empatía lo que hacen es matarla porque el otro se cierra y no habla de sí mismo.