Hombres estériles
Después de muchos intentos de concebir hijos y de ilusiones frustradas, a algunos hombres les suele llegar el cruel diagnóstico de infertilidad. Aunque en la mayoría de los casos suele ser humillante aceptar esta situación, el primer paso es aceptar la realidad de la situación y empezar un tratamiento.

Por suerte, en la actualidad de abre un amplio abanico de tratamientos y soluciones que ayudan a la pareja a conseguir su sueño de ser padres. Existen diversas causas de la infertilidad masculina; entre ellas: infección del tracto seminal, alteraciones hormonales, diabetes, hipotrofia testicular, alteraciones hepáticas, problemas hematológicos, etc. Frecuentemente coexisten varias de estas causas, pero el encontrar una de ellas no descarta la presencia simultánea de otras.

Para el diagnóstico de la esterilidad se realizan una serie de exámenes:

– Examen físico del aparato genital para evaluar su morfología y consistencia así como comprobar el estado de la vía espermática. Se reconocerá la presencia de varicoceles (reflujo venoso hacia el testículo), causa importante de alteración espermática.
– Análisis del semen (espermograma) solicitando al paciente una abstinencia sexual de 3 a 5 días para obtener la muestra, teniendo cuidado de no tardar en analizarla más de una hora desde que se reciba. Algunos de los parámetros que se estudian en el semen son: volumen del eyaculado, viscosidad, el PH, concentración de espermatozoides, etc.
– Análisis genéticos, infecciosos y hormonales.

El tratamiento de la esterilidad en el hombre, depende de la causa y puede ser tan simple como medicarse con antibióticos o antiinflamatorios o tratamientos más complejos como la cirugía. Lo importante en estos casos es el apoyo que el hombre debe tener de su pareja y no sentirse solo en la lucha por llegar a tener un hijo con su compañera.