¿Qué se debe valorar antes de tener un hijo?


Cada persona y cada pareja tiene su camino. No todas las parejas deciden tener hijos en algún momento. Formar una familia es una decisión personal en la que ambos deben estar de acuerdo. De hecho, este es un tema que se debe de tratar en el noviazgo para evitar frustraciones innecesarias en el futuro. Cuando una persona quiere tener hijos pero la otra no, entonces, surgen heridas emocionales. ¿Qué se debe valorar antes de tener un hijo?
SEGUIR LEYENDO “¿Qué se debe valorar antes de tener un hijo?”

No poder tener hijos


¿Qué sucede cuando una pareja no puede tener hijos? Lo normal es que lo primero busquen la causa de infertilidad. Para eso, hay que acudir al médico y realizarse las pruebas que considere oportunas. Es habitual realizar una prueba al ADN de los espermatozoides para ver si su grado de fragmentación tiene altos niveles (más de un 60%). El ADN es el encargado de ofrecernos todos los datos posibles de nuestros genes necesarios para el desarrollo y es responsable de la transmisión hereditaria.

Si el ADN está fragmentado esto indica que algunos genes estarán deteriorados o, ni siquiera existirán, lo que impedirá el desarrollo del embrión. La consecuencia directa de estos es la imposibilidad de quedarse embarazada o de sufrir abortos. Este problema se produce por una excesiva presencia de radicales libres que afectan al ADN.
SEGUIR LEYENDO “No poder tener hijos”

La aventura de tener hijos


Las cosas cambian dentro de una pareja cuando tiene hijos. De una forma natural, con la llegada del bebé se forma una familia. Por tanto, el padre y la madre deben adaptarse a la nueva situación en la que el niño se convierte en el centro de atención, y a su vez, existe menos tiempo para los planes románticos, para las citas, la intimidad y la vida en pareja.

Sin embargo, a lo largo de la vida de pareja existen etapas de todo tipo, por ello, lo mejor es vivir cada una de forma plena con todo lo bueno que ello reporta. Los cambios pueden ser muy bruscos tras la llegada del niño y a veces, algunas madres sufren la llamada depresión postparto, que por supuesto, se supera.
SEGUIR LEYENDO “La aventura de tener hijos”

La pareja cuando los hijos se marchan de casa


Cuando nacen los hijos, la pareja se vuelca en ellos. Adapta su existencia al desarrollo de su descendencia, ya la vida íntima se vuelve menos importante y el compartir entre solo dos se torna menos interesante que convivir con los hijos. Durante los siguientes 20 años, la pareja verá que su vida no es de dos, sino de 3 o 4, o del total de hijos que hayan decidido tener. Muchas, se suelen olvidar del disfrute de los primeros tiempos cuando la soledad les imponía la emoción de estar juntos, pero como la vida sigue su paso natural, los hijos crecen y también se van, dejando a la pareja sola.

Cuando llega esta etapa, ya ha pasado suficiente tiempo para que la costumbre de la vida familiar les haya hecho olvidar de la soledad de dos, y quizá se sientan perdidos, pensando que la marcha de los hijos les afecta, porque tienen suficiente tiempo libre pero no saben cómo emplearlo.
SEGUIR LEYENDO “La pareja cuando los hijos se marchan de casa”

La pareja y los hijos adolescentes


Los hijos suponen para la pareja la confirmación del amor que les une, la prolongación de sus vidas y sentimientos, además, contribuyen a cimentar, en alguna medida, la relación. Cuando se da el paso de formar una familia, la pareja debe enfrentarse a otros retos y hacer otros esfuerzos por mantenerse unida.

Todos los padres pretenden ser perfectos, quieren conseguir todo lo mejor para sus hijos y quieren hacerse parte vital de sus vidas. Cuando llega la adolescencia y la madurez, la independencia natural de los hijos causa el alejamiento de los padres, porque los hijos van en busca de su propio desarrollo. Llega el momento de cometer errores, concebir de manera diferente lo que es la libertad y, como no, llega el típico “choque generacional”.
SEGUIR LEYENDO “La pareja y los hijos adolescentes”

La llegada de los hijos transforma a la pareja


Una historia de amor tiene diferentes etapas, todas ellas igual de importantes dentro de la evolución y la perfección de un sentimiento que debe alimentarse y cultivarse día a día por ambas partes. De hecho, el amor implica un trabajo de equipo puesto que la indiferencia de uno es suficiente para causar el distanciamiento en el otro.

Dentro de las diferentes etapas de la una historia de amor, una de las más bonitas se produce ante la formación de una familia. De hecho, cualquier mujer define el día de dar a luz como uno de los más emotivos de su vida puesto que el misterio de dar a luz a un nuevo ser es fascinante. Los hijos transforman la vida de pareja que a partir de ese momento, tiene unas prioridades distintas. Además, de forma positiva, un hijo se convierte en un motor para vivir y para salir adelante. Por otra parte, cualquier persona descubre que es menos egoísta al anteponer los intereses del hijo a los propios.
SEGUIR LEYENDO “La llegada de los hijos transforma a la pareja”

Padres a los 40


Entre tus objetivos en la vida, está vivir la experiencia de la maternidad con tu pareja, pero sabes que tal decisión implica muchas responsabilidades y todavía la cara amable de la juventud te sonríe para seguir mimándote y potenciando facetas que con un bebé no serías capaz de conseguir.

Muchas parejas deciden ser padres a los 40 y “nunca es tarde si la dicha es buena” y más ahora con la cantidad de adelantos médicos que existen en caso de que surjan inconvenientes (que no siempre tiene que haberlos).

Aunque muchas personas te desanimen y digan que estás mayor y cansado, te presentamos las ventajas que son infinitas:

Asumes tu decisión con más ánimo y cariño ya que se trata de un bebé deseado y lo más importante: has podido cubrir anteriormente otros aspectos que cuando eras más joven estaban “en el aire”.

Llenas un vacío grande en el seno de la pareja. Los dos necesitáis ir pasando por etapas de madurez y esta experiencia os pondrá a prueba en gran cantidad de cosas.

Aportarás al niño una atmósfera más segura y tranquila ya que la sabiduría que has desarrollado a lo largo de los años, siempre estará presente, a punto para ser transmitida.

Te adaptarás mejor a la rutina del recién nacido. Los niños demandan una firmeza de horarios y mucha organización, cuestiones que con tu grado de madurez llevarás a cabo sin dificultades.

– El niño desarrollará mayor sentido de identidad, ya que tiene como referente a unos padres bien consolidados.

Algunos expertos insisten en la idea de que existen más riesgos si eres mamá o papá a los 40 años y también hay que tener presente dichos obstáculos. Sin embargo, la sociedad actual cuenta con numerosos casos que indican todo lo contrario y cuyos miembros han topado con la felicidad.

Hablar a los niños del divorcio


Un divorcio no es agradable. Las parejas pueden llegar a pasarlo verdaderamente mal afrontando esta situación pero ¿qué me dices de los niños? Esta situación es muy difícil, pero tienes que contarles lo que está sucediendo:

– Explícales que tú y papá no sois felices viviendo juntos (o alguna otra palabra que sea bastante exacta) y que necesitáis separaros para poder vivir vuestras vidas.

– Debéis desestresar a los pequeños y repetirles que vuestra mayor felicidad son ellos. Deben tener muy claro que ellos no han hecho nada malo. Los niños, e incluso los adolescentes, se preocupan mucho pensando que su comportamiento es el culpable de la situación.

– Cuéntales simplemente lo que va a pasar, y los cambios principales que se van a producir. Responde todas las preguntas que te hagan. Seguro que los pequeños intentan pediros que sigáis juntos pero debes explicarles que eso es imposible.

– Aunque sean jóvenes, necesitan una explicación. Tomaros vuestro tiempo y hablar del tema cuando ellos os pregunten. Déjales que expresen sus sentimientos.

– No se debe impedir el acceso fácil a la otra parte de la pareja. Una separación de mutuo acuerdo y sin problemas no debe significar impedirles ver a la otra persona. Debéis recordar que aunque lo vuestro no haya funcionado, vais a ser padres para siempre. Ambos necesitaréis resolver los problemas de los niños y mostrarles que no pasa nada aunque se hayan divorciado, siempre serán sus padres.

– No debéis hablar mal a los niños el uno del otro. Esto es algo imprescindible y algo que siempre se debe cumplir. Ya serán mayores para darse cuenta de ciertas cosas.

Anunciar un embarazo a la pareja


El embarazo es un gran paso para la vida de una pareja. Utilizar una forma creativa para realizar el anuncio, puede mejorar enormemente la alegría del momento. Concebir un bebé es algo que una pareja consolidada puede producir una felicidad indescriptible. Desde el momento en el que se sabe que la mujer está embarazada, las cosas empiezan a cambiar de inmediato. Muy pronto comenzará a surgir un cierto estrés que puede disminuir un poco la felicidad de la situación pero, lo mejor, es sentarse a hablarlo para tranquilizaros mutuamente.

Muchas mujeres, deciden buscar una forma diferente para dar la noticia tanto a su pareja como a sus familiares y amigos. La pareja, es una de las personas más importantes en la vida de una mujer embarazada, y aunque no sufra los malestares físicos, sufrirá los buenos y malos momentos de la misma forma que la futura mamá. Aquí tienes algunas ideas que te pueden ayudar a dar la noticia de tu embarazo de forma diferente:

– Compra una camiseta e imprime en ella el mensaje que le quieres dar. Piensa en una frase simpática.

Invita a tu pareja a pasar un fin de semana a ese sitio al que tantas ganas tenía de ir.

– Déjale una nota junto al desayuno preguntándole si está dispuesto a aguantar tus cambios de humor los próximos 9 meses.

– Móntale un video y como imagen final, puedes poner la de la prueba de tu embarazo.

– Llévale de cena y antes de empezar hazle dos regalos. Uno de ellos puede ser algún objeto que quiera y el otro puede ser un babero.

Problemas durante el embarazo


Por desgracia, cada año mueren en el mundo medio millón de mujeres por causas relacionadas al embarazo. Normalmente por abortos (33%), hemorragias (14%), infecciones (12%) o hipertensión. Estas mismas causas pueden producir la muerte de los bebés recién nacidos. Es importante que toda mujer embarazada reconozca como síntomas que puedan suponer un riesgo grave.

– Pérdida de líquido o sangre por genitales.
– Hinchazón marcada de piernas, manos, cara o pies.
– Ardor al orinar.
– Sentir movimientos bruscos del bebé.
– Contracciones frecuentes antes de tiempo.
– La fiebre.
– Persistente dolor de cabeza
– Visión borrosa
– Vómitos después de comer.

En caso de no sentirte bien es recomendable que acudas al centro de salud para que revisen tu estado. La mortalidad materna o fetal es un trágico síntoma que sólo se puede evitar si es enfrentada desde una visión integral del problema con un especialista. No corras riesgo durante el embarazo. La vida de tu hijo está en tus manos.