¿Hasta cuándo apostar por una relación?
Es frecuente que una persona que no está atravesando por una buena etapa en una relación busque respuestas fuera de sí misma que le indiquen qué debe hacer. Pero el amor no es un libro abierto, ni un manual de instrucciones que marca un camino a seguir. Cada caso es diferente. Y cada persona, como protagonista y responsable de su propia felicidad tiene que aprender a tomar decisiones de una forma autónoma y consciente. ¿Hasta cuándo apostar por una relación?

Hasta que tú quieras

Tienes que apostar por una relación hasta que tú sientas de verdad que esa meta merece la pena y no se ha convertido en un lastre para ti. Cuando una lucha sentimental se transforma en una carga, en un sufrimiento desmedido y en una angustia entonces, debe primar por encima de todo el bienestar personal. Merece la pena luchar por una historia siempre que esa historia no va en contra de tu salud.

¿Hasta cuándo apostar por una relación?

Cuando tengas un motivo

Apuesta por una relación siempre que te quede algún motivo para luchar por una historia de amor. Cuando ya no te queden rezones suficientes para luchar por esa persona, entonces, haz balance y sé realista. Ha llegado el momento de cerrar el capítulo a tiempo.

Puede darse la situación de que sientas algo por una persona y esa persona te haya dejado todo tan claro que no tienes ningún motivo para seguir insistiendo. Si orientas los motivos desde una perspectiva individual entonces, puedes caer en el autoengaño o en las falsas ilusiones. Si abres los ojos para valorar de verdad el feedback que existe en ese vínculo podrás saber si existe una mínima posibilidad de que la otra persona te corresponda de igual modo.

Una historia es un juego de dos. Merece la pena recordar este dato para no terminar dándolo todo por una historia sin esperanza.