Amor y familia en el siglo XVII


El siglo XVII representa una época de crisis a nivel europeo. De hecho es algunos países la población experimenta un estancamiento muy acusado debido a las guerras, el hambre y la peste.

En relación a los aspectos familiares, hasta los siete años, los niños eran cuidados por las madres. Pero a partir de esa edad, la educación era cosa del varón: La severidad y la disciplina eran los métodos más extendidos para transformarlo en un ser útil y cristiano responsable.

Además, había claras diferencias de trato según el sexo: Bajo la tutela de la madre, las niñas realizaban actividades adecuadas para su socialización. El objetivo consistía en convertirlas en futuras buenas esposas. ¡Qué supieran leer o escribir no era importante! Únicamente las niñas de status más alto tenían el privilegio de tener un preceptor en la casa.

La única salida de vida decente para las féminas era el matrimonio. Éstas tenían que pagar una dote a su pretendiente para poder casarse. Las tareas domésticas eran asignadas a las mujeres y dependiendo de si se trataba de un entorno rural o campesino, tenían mayor o menor volumen de trabajo. Las prácticas religiosas se convirtieron en una vía de escape ante las funciones del hogar.

Por ejemplo, en México los padres que no estaban de acuerdo con la celebración del matrimonio de sus hijos, ponían en práctica soluciones extremas como el secuestro, la violencia, insultos, encierro y todo tipo de malos tratos.

Las autoridades eclesiásticas y civiles seguían ejerciendo un severo control en cuanto a la sexualidad. La inquisición perseguía todo un repertorio de delitos sexuales.

El amor estaba considerado como enfermedad generadora de la melancolía, que podía remediarse bien con un tratamiento homeopático (el amor se cura con amor), bien con un tratamiento aleopático (el amor sólo se cura por la vía de la búsqueda de otros placeres.

Tatuajes: Amor, erotismo y protección


Los tatuajes poseen muchos significados. Aquellos que hacen alusión al amor, al erotismo y a la protección reúnen una espectacular belleza. A lo largo de la historia de la humanidad, los símbolos más frecuentes han sido los corazones, las lunas, los soles, las estrellas, los querubines y las flores.

Si echamos un vistazo al pasado, en ciertas culturas triunfaba la idea que difundía que “un cuerpo sin tatuar era un cuerpo estúpido”. Concretamente en las Islas Marquesas guardaban un profundo significado erótico-sexual. Así, las féminas se tatuaban los dedos de las manos y las orejas con finísimos dibujos y sobre la vulva símbolos obscenos. En este sentido, los varones se tatuaban todo el cuerpo, la nariz, los parpados, la lengua y el cuero cabelludo.

También lucir una piel tatuada era un potente símbolo mágico-religioso con el fin de garantizar la protección física y espiritual. Pero cuando la muerte acechaba, a los muertos se les extraía la piel ya que se creía que al guardián del paraíso le desagradaban los tatuajes. Para regresar al estado de pureza era necesario, presentar un cuerpo físico totalmente limpio, para poder ser enterrado en tierra sagrada y su espíritu alcanzar el paraíso.

Taroko, el pueblo indígena de Taiwán, tenía como costumbre hacerse tatuajes faciales al llegar a la vida adulta. Los tatuajes en el rostro eran frecuentes una vez que las jóvenes aprendían a tejer y los jóvenes a cazar. Esta práctica tenía la raíz en unas creencias firmemente arraigadas: Solamente aquellos que llevaran tatuajes faciales serían autorizados a cruzar el Puente del Arco Iris hacia el cielo después de la muerte. Sin embargo, dicha costumbre acabó cayendo en desuso ya que posteriormente se produjo la prohibición por parte de las administraciones coloniales japonesas y chinas.

Gracias a los exploradores de los siglos XVIII y XIX se introdujo la moda del tatuaje en Occidente. El capitán Cook describió en sus libros el proceso antiguo del tatuaje al entrar en contacto con indígenas de las Islas Marquesas y con los maoríes.

Aprender a conducir en pareja


Es necesario manejar algunos principios básicos para mantener la seguridad y evitar dañar al vehículo ocasionándole desgastes innecesarios. Si, además, tu pareja hace la función de copiloto experimentado, tienes mucho ganado.

Debes reunir ciertas aptitudes físicas y psicológicas para obtener el permiso de conducción. Así, la capacidad de respuesta rápida y precisa será un requisito imprescindible.

Aunque vayas acompañado de “tu amorcito” no descuides la atención en carretera. El ser humano no puede atender a muchos estímulos a la vez… Mientras menos objetos haya que atender, mayor será la posibilidad de concentrar y distribuir la atención entre cada uno de ellos.

Tu pareja ha de conseguir que adquieras una posición tranquila para que te centres en el control del vehículo, la observación del tráfico y la percepción y análisis del entorno (señales, estado de la vía, etc).

Las distracciones pueden estar ocasionadas por elementos internos del vehículo (como un cigarro o los navegadores), por elementos externos (como los anuncios publicitarios, las obras en la vía o un paisaje) y por el estado y comportamiento del conductor, por ejemplo, la preocupación por un problema laboral o familiar.

La conducción de vehículos es potencialmente estresante y por ello es importante aprender a conducir relajados y evitar situaciones estresantes, en especial al conducir a una velocidad inadecuada para la vía. Por ello, es importante también descansar cada cierto tiempo para que nuestro organismo descanse y se recupere.

Pero te animamos a que te conviertas en un conductor competente. He aquí alguna de sus ventajas:

1. Independencia en los horarios.
2. El conductor se hace responsable de la máquina y eso le da seguridad y confianza en sí mismo.
3. El conductor ve beneficioso para su familia tener un medio de transporte propio.
4. Aprende a solucionar problemas de una forma rápida y efectiva.
5. Si trabaja bien puede incrementar sus ganancias.
6. Puede conocer a diferentes personas e interactuar con ellas.

Mejor compartir


Para amar hay que tener el valor de compartir. Y esto potencia la generosidad en el seno de la familia. Entonces, te colmas de paciencia para escuchar las inquietudes de tus hijos pequeños que, para ti como adulto, carecen de importancia. Diariamente dedicas un tiempo especial para jugar, conversar, salir de paseo. Y por supuesto, reservas en tu agenda un momento privilegiado para “estar a solas con tu pareja”.

Es necesario compartir en familia, ya que la unión de sus miembros no se plasma en una fotografía, se va tejiendo todos los días con pequeños detalles de cariño y atención. Así demostrarás un auténtico interés por cada una de las personas que viven contigo.

Tal vez te preguntes ¿Cómo sé si se está cultivando el valor de compartir en mi familia? Lo primero es que sepas que los valores humanos no se compran, se viven y se otorgan como el regalo más preciado que podemos dar. No has de preocuparte si todos dedican parte de su tiempo para “permanecer en el hogar” y disfrutar de la compañía de los demás. Para ello es vital dejar el egoísmo a un lado y buscar la convivencia llena de armonía y cariño.

En otro sentido, también se manifiesta en todo su esplendor la acción de compartir junto a los amigos. Pasar tiempo con las amistades descubre mundos dentro de uno mismo. Siempre puedes extraer una enseñanza positiva de “esa amiga” que camina al mismo ritmo que tú. O de “ese colega” que te ofreció otro punto de vista sobre un asunto. Se establecen vínculos sanos basados en la confianza cuando te abres a la amistad.

Como conclusión puntualizar que compartir hace más felices a las personas, porque te enriqueces del prójimo al mismo tiempo que despliegas tu sabiduría.

Parejas con agotamiento físico


Es lógico que las tareas cotidianas no te dejen “tiempo para respirar”. A veces son muchas las obligaciones que quitan espacio para la relajación… La atmósfera puede volverse asfixiante si no te lo tomas con calma. Cuando el agotamiento físico persiste se debe tomar como síntoma que debe ser estudiado desde el punto de vista clínico.

Pero si los dos miembros de la pareja padecen al mismo tiempo “ese continuo cansancio físico”, han de ponerse medios urgentes que reparen las dolencias. “La salud es una cuestión prioritaria”.
Para que el panorama no desencadene problemas de mayor envergadura y con más dificultades de resolución, has de cuidar al detalle las horas dedicadas a la alimentación, sé respetuoso con el horario de descanso y con el tiempo empleado al ocio y al esparcimiento.

La respuesta que emite el organismo ante estímulos percibidos como amenazantes puede considerarse estrés o agotamiento físico y mental. Sin embargo, el estrés no debe entenderse siempre como algo nocivo: Si es positivo sirve como apoyo para reaccionar frente a las demandas del entorno. Aunque no olvides que si, en tu caso, se produce una ansiedad desmesurada, con incapacidad para centrarse en las tareas del día a día, te encuentras ante un problema que has de solucionar.

Muchas personas padecen el “síndrome de estar quemado o burn-out”. Es el resultado de un estrés laboral crónico, producto de la falta de fuerza, física como psíquica, por lo que suelen aparecer trastornos en el organismo a nivel orgánico y mental. Una larga lista de problemas relacionados con el estrés desencadenan la mitad de las muertes prematuras.

“Prevenir antes que curar” ha de ser tu lema, por eso si lo ves prioritario, cambia aspectos de tu estilo de vida para que disminuya el riesgo de padecer dichas patologías.

Esposas en la cumbre del poder


Ellas son inteligentes, prudentes y comprometidas. Tienen su profesión y sus hobbies pero más que nada viven pendientes de la labor desarrollada por sus maridos al mando de una nación.

El presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, comparte su vida sentimental con una mujer extraordinaria. Sonsoles Espinosa Díaz conoció a su esposo en León, ciudad en la que impartió clases de música en un colegio privado. Como profesional de la música hoy día, instalada en Madrid, todavía permanece en contacto con el mundo artístico. La trayectoria profesional emprendida por Sonsoles juega un papel muy relevante en su desarrollo personal. De hecho, no le gusta que la carrera política de su esposa interfiera en su vida laboral.


Otra mujer que derrocha energía es Michelle LaVaughn Robinson de Obama, esposa de Barack Obama. La esposa del presidente de Estados Unidos destaca por su afán de lucha al resaltar las virtudes de la comunidad negra. En la Universidad de Harvard se involucra en participaciones políticas persiguiendo una meta: que las autoridades universitarias contratasen a profesores miembros de minorías. Durante su desempeño profesional en el despacho de abogados Sidley Austin (Chicago) conoció al amor de su vida: Barack Obama.


La ex modelo y cantautora italiana Carla Bruni es actualmente la tercera esposa del presidente francés Nicolás Sarkozy. Desde su infancia ha estado rodeada del panorama musical… De ahí que aprendiera a tocar el piano y la guitarra a edad muy temprana. También la moda ha sido clave para Carla. En 1988 adquiere el distintivo de Top Model y desfila para los mejores diseñadores, entre ellos Saint Laurent. Además ha hecho “sus pinitos” como actriz interviniendo en películas como “Catwalk” y “Paparazzi”.


Recientemente la nueva Primera Dama de Downing Street, Samantha Cameron, ha comunicado que dejará su trabajo como directora creativa de una firma de artículos de lujo. El matrimonio, formado por Samantha y David Cameron, espera su tercer hijo.

Hombres con el síndrome de Peter Pan


Si acabas de conocer a un hombre que le cuesta asumir compromisos, actúa de forma impulsiva y da excesiva importancia a la opinión ajena, posiblemente tienes ante ti un nuevo Peter Pan.

Peter Pan es el nombre que da vida al personaje de ficción creado por el autor James Matthew Barrie… Y posteriormente Dan Kiley tomó como referencia a este niño que no quería crecer, protagonista de la película de Walt Disney, para definir un síndrome que explica la inmadurez y el miedo al compromiso de algunas personas.

Las estadísticas hablan por sí solas. Aproximadamente el 50% de los jóvenes actuales presentan, en mayor o menor grado, rasgos de comportamiento propios del hombre de Peter Pan.

Si posees sospechas de que convives o en tu vida ha entrado un varón de tales características, has de saber que hablamos de un síndrome que puede superarse si la persona afectada quiere evolucionar.

Seguir unos consejos ayudará a tu compañero a transformar su existencia en “un camino de realización personal”. Al superar la dificultad inicial de aceptar su condición de Peter Pan, ya tiene allanado el terreno para poner en práctica las recomendaciones que a continuación te planteamos:

1. Lo primero es aprender a quererse uno mismo. Así alcanzarás el amor de los demás de un modo más profundo.

2. Se trata de moderar los defectos y desarrollar tus valores, que seguro son muchos. Por eso, confía en tus posibilidades.

3. Decide siempre y en todo momento lo que debes hacer para ser quien quieres ser.

4. Cuanto antes inicies el proceso para “esa transformación”, mayor será el beneficio… Aunque recuerda: “Nunca es tarde si la dicha es buena”.

5. Una vez alcanzada la madurez podrás disfrutar de sus recompensas: realización personal, congruencia y dignidad para ser amado.

Mujeres “Rodríguez”


Los casos, en que el hombre se queda plácidamente en su lugar de residencia mientras su mujer marcha de vacaciones con los niños, han cambiado. Ahora son ellas las que asumen la responsabilidad de continuar trabajando porque no coinciden con el calendario de tiempo libre de sus compañeros sentimentales. Además, en un considerable porcentaje, son éstas las que mayores ingresos generan para la economía doméstica.

El fenómeno se explica por la masiva incorporación de las féminas al mundo laboral y un mejor reparto de tareas en el hogar. Gabriel Dávalos, catedrático en Psicología de la Universidad San Pablo CEU, lo explica del siguiente modo:

Algunos mitos de antes como que las mujeres cuidan mejor a los hijos porque tienen un sexto sentido ya no existen.

Hablamos de mujeres que disponen en el período vacacional de una válvula de escape para realizar actividades que durante el transcurso del año les están negadas por falta de tiempo. Es una ocasión perfecta para ir con las amigas al cine, al teatro o a tomar una copa en esa terraza fresquita ubicada en un enclave de ensueño.

Desde el verano del 2009 se han puesto de moda prácticas comunes entre “Las Rodríguez”. Se han detectado un incremento de ciber-infidelidades que se producen como mero entretenimiento sin llegar a mayores… Aquí el coqueteo es la “acción estrella” que hace renacer en cada mujer su esencia juvenil. Sin embargo, una vez reunida con la familia de nuevo y cuando se retoma la rutina diaria, se suelen olvidar de los escarceos vividos a través de la herramienta de Internet.

Ya era hora de que el sexo masculino se ocupara en primer término del cuidado de los pequeños retoños y dejara una bocanada de aire fresco a sus respectivas. Las mujeres no siempre han de estar sometidas a la esclavitud de la casa.

El gato ante la pareja


Un gato bien cuidado requiere de atenciones específicas: alimento, agua, juguetes, una caja sanitaria y tiempo todos los días para acariciarlo y juguetear. Pero coincide que te acabas de unir sentimentalmente a otra persona y te preguntas ¿Cómo reaccionará mi mascota? ¿Qué actitud he de adoptar?

En lo que respecta a la pareja la existencia de un animalito al que ambos habéis de cuidar con esmero, puede suponer el establecimiento de vínculos de unión más fuertes.

Las actuaciones del gato son diversas ante la convivencia con tu pareja… De repente, ya no sois únicamente dos, uno más entra en juego. Existe la probabilidad de que el gato, en realidad, no odie a tu compañero/a sentimental, sino que haya otros dos factores que estén influyendo en la conducta de orinarse por todas partes: en primer lugar, su natural necesidad de marcar su territorio frente a la llegada de otros seres, y en segundo, un aumento del estrés y el nerviosismo, a causa de la llegada al hogar de una persona nueva, y por consecuencia de una nueva rutina de vida.

Pero si compruebas que, efectivamente, es la llegada de tu nueva pareja la que está modificando la conducta, probablemente sí estemos hablando de un problema de celos, estrés y territorio.

Para esto también podrías visitar a tu veterinario, con el objetivo de consultar sobre la posibilidad de suministrar a su gato una medicina ansiolítica suave, y ver cómo lograr limitar el territorio a un área más pequeña, que le permita aclimatarse más gradualmente al nuevo ritmo de vida.

La mejor forma de entender al gato es darle tiempo para que se adapte… Con paciencia todo se resuelve. De todos modos, a veces es necesario solicitar la ayuda de un especialista: el veterinario le indicará firmemente los pasos a seguir para que su hogar recobre la normalidad que está “pidiendo a gritos”.

Cómo motivar a tu pareja para ver el fútbol


El fútbol es desde hace tiempo el deporte más popular todo el mundo. Durante los mundiales o grandes citas, se organizan reuniones familiares y de amigos para mirar los encuentros futbolísticos. Si a tu pareja no le interesan estos partidos y quieres motivarla para poder compartir toda la emoción del fútbol, pon en práctica los siguientes consejos.


Nunca pongas por encima el fútbol antes que tu relación de pareja, esto no lo soportará. Evita que tu pareja se sienta desplazada por tu pasión e intenta compartir esos momentos de placer viendo el fútbol como dos fanáticos.


No alteres tu rutina habitual. Programa tus tareas familiares para disponer del tiempo necesario para disfrutar de los partidos sin restarle tiempo a tu pareja.


Prepara alguna comida rápida que sea del gusto de tu pareja (pizza, ensalada, embutido, patatas o algún dulce) para compartir mientras veis juntos los partidos.


Regálale una camiseta de su equipo de fútbol, una bandera o algún otro accesorio que consideres que pueda ser de su agrado.


No insistas hasta el cansancio si tu pareja no quiere ver la totalidad del partido o no desea lucir alguno de tus “regalos motivadores”. Deja que sea libre de decidir lo que quiere hacer, no la presiones o se agobiará.


Invita a tu pareja a ver juntos los partidos que consideras importantes y permite que participe con comentarios, observaciones o bromas. Seguro que así se entretiene un rato divertido.


Realiza comentarios no sólo deportivos, cuéntale datos sociales, de la vida privada de los jugadores, técnicos o árbitros. Si son mujeres, la psicología deportiva la dominan a la perfección y la curiosidad de ver la cara del jugador que fue infiel a su novia seguro que la mantiene enganchada al televisor.


Demuestra interés por los comentarios que efectúe tu pareja acerca del campeonato aunque te resulten frívolos o intrascendentes. Por poco que diga, toma valor porque está haciendo un esfuerzo para compartir el tiempo contigo.


Cuando te lo requiera, explícale las jugadas o hechos que vayan aconteciendo. Hazlo con serenidad y compresión. Seguramente no entienda lo que es un fuera de juego, pero no te preocupes, a veces les cuesta.


Festeja los triunfos con tu pareja y una vez terminado el partido colabora en la limpieza y el orden del hogar. Por contra, si tu equipo pierde no seas irritante, fácilmente echarás por la borda todo lo que hayas logrado hasta el momento. Tu pareja no tiene la culpa de que hayan perdido.