Eróticas muestras “pin-up”
Una de las grandes manifestaciones del plano erótico reposa en la pintura. Cada época ha estado presidida por un exponente concreto que sirvió de referencia a muchos artistas. Así, en las décadas de los 40 y 50 hace su aparición en EE UU la revolución de las “chicas bonitas” a través de la expresión del “pin-up”.

Nos referimos a chicas sensuales que derrochan erotismo e ingenuidad. Casi nunca aparecen desnudas, son recatadas en un principio y descocadas al final. En definitiva se trata de sugerir más que de enseñar.

Las musas. Un colectivo de diosas transformaron la seducción y desnudo femenino es un arte para las masas. Especializadas en el striptease y el burlesque (mezcla de baile, comedia y erotismo) destacaron figuras como Dixie Evans o Irish McCalla. Otras en cambio, Mamie Van Doren, Marilyn Monroe, Anita Ekberg y Jayne Mansfield procedían de Hollywood y dejaron “boquiabiertos” a un masivo público masculino.

Pero el nuevo icono de la feminidad, la “chica pin-up”, también estuvo representada por mujeres anónimas que acabaron haciendo películas de serie B o posando para aspirantes a fotógrafo o ilustrador.

Eróticas muestras “pin-up”
Trayectoria emocionante. El concepto de mujer como modelo viene a plasmarse en aquella época en que el arte y la propaganda se fusionaban. La cuna de tal expresión fue París a finales del siglo XIX. Sobresalen los pósters del Art Nouveau y las postales picaronas. Nombres de la talla de Jules Chéret, Alphonso Mucha y Raphael Kirchner dejaron una huella profunda que más tarde retomarían muchos seguidores.

Posteriormente, Angelo Asti dibujaba la primera “pretty girl” para “Brown & Bigelow” (el gigante de la edición de calendarios). Con la edad dorada de la ilustración, allá por los felices años 20, el Art Déco ensalzó el desnudo romántico. A partir de este punto histórico da comienzo la era de las “pin-up”.

Algunos de los artistas más reconocidos en este arte de erotismo atrayente fueron George Petty, Alberto Vargas, Gil Elvgren, Earl Moran, Rolf Armstrong, Zoë Mozert, Al Buell y Joyce Ballantyne.