El inicio de una historia de amor es perfecto
En el amor, al igual que en la propia vida, existen diferentes etapas. Está claro que la primera etapa de noviazgo, la fase de conquista y de seducción es una de las más inolvidables para cualquier pareja. Es un momento en el que se viven muchas emociones encontradas, por un lado experimentas mucha emoción pero también sientes una gran incertidumbre y dudas de qué pasará.

Por ello, en el inicio de una historia de amor debes hacer un gran esfuerzo por pensar en el presente y valorar el ahora de verdad. No te obsesiones con el futuro y con la evolución de la historia puesto que un amor se construye día a día. Es decir, en la medida en que trabajes por un principio más fuerte también tendrás otros momentos mejores después.

El principio de una historia de amor te permite también empezar de cero a ti mismo. Es decir, evitar los errores que tal vez cometiste en relaciones anteriores. A la hora de darte cuenta de tus errores con los demás también la amistad puede servirte como una fuente de reflexión positiva. Durante el inicio de una historia de amor, en cierto modo, también se puede vivir alguna situación incómoda con el otro, sencillamente, porque no se le conoce. Es decir, a veces, se hacen bromas o comentarios que no se entienden por ambas partes, por ejemplo. Situaciones habituales de las primeras citas que se solventan gracias a la ilusión que existe detrás.

La vida se llena de una perfección absoluta gracias al sentimiento mágico que brota del enamoramiento que de forma milagrosa te hace ver la vida desde un punto de vista positivo. Por ello, si ahora mismo estás viviendo el inicio de una historia, considérate afortunado y también envidiado por ese gran regalo.