Deja que te eche de menos
Hay personas que tienen tal insistencia en el amor con la pareja que en realidad, no dejan espacio al otro para que también tome la iniciativa, proponga ideas o tenga una actitud positiva. En definitiva, si agobias a tu pareja día sí y día también, entonces, se lo pones todo demasiado fácil, pero a la vez, no permites que te eche de menos.

Y es que, siempre estás ahí. Para que alguien pueda notar tu ausencia y sentir tu valor también debe de tener la ocasión de poder notar que no estás. Es decir, debes dejar que luchen por ti, que te muestren que te quieren, que te sorprendan… Es perfecto que tú también tengas ganas de dar lo mejor de ti por el otro, pero eso sí, debes cultivar tu autoestima para saber que eres una persona que te mereces lo mejor. Por tanto, que mereces la felicidad. Una felicidad que es un verdadero regalo de ilusión, de magia y de vida.

Por tanto, aunque tengas muchas ganas de mandar un mensaje a tu pareja o de llamarle por teléfono, de vez en cuando, también conviene que te moderes y dejes que sea el otro quien dé el primer paso. No se trata de una cuestión de orgullo sino de reciprocidad. De lo contrario, la otra persona puede acomodarse y dar por sentado que siempre tienes que ser tú quien lo haga todo. Y con este pensamiento puede que un día te agotes y sientas que no puedas dar más de ti.

El sentimiento de echar de menos a alguien es muy bonito porque el amor se siente mucho más en esos momentos ante el peso que deja la ausencia. O también, los reencuentros son muy especiales. Por tanto, deja que tu pareja te extrañe, te añore y tenga ganas de verte.