Cuatro beneficios de la soledad

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1


La soledad produce diferentes beneficios emocionales. Desde el punto de vista de la gestión del tiempo, los instantes de soledad permiten una total adaptación de la agenda de acuerdo a los propios intereses. Cuando vas al cine sin compañía tienes libertad para elegir el título de la peli mientras que si vas acompañado, debes negociar el título. ¿Qué otras grandes ventajas aporta la experiencia positiva de los momentos de soledad? ¡Descúbrelo a continuación!

Una experiencia diferente

La soledad también se convierte en una experiencia diferente cuando se trata de disfrutar de planes que generalmente, se realizan en compañía. Por ejemplo, cada vez son más las personas que se animan a viajar en solitario en algún momento de su vida. Viajes que tienen un alto contenido emocional como proceso de autodescubrimiento y también, como una experiencia que permite conocer gente nueva.

Los viajes en solitario se convierten en una aventura en la que, más allá de la planificación del itinerario, la improvisación del momento que muestra la adaptación del viajero a sus circunstancias, ofrece grandes lecciones de inteligencia emocional que pueden ponerse en práctica en cualquier contexto.

Practicar el desapego

Los momentos de soledad también se convierten en una grata experiencia para poner en práctica el desapego que aumenta la inteligencia emocional. El apego material, el apego extremo a las personas o a un lugar también puede condicionar al sujeto de una forma negativa.

Se disfruta más de los planes en compañía

Los planes en compañía se disfrutan más en el contraste con los planes en soledad. La soledad no significa aislamiento social si la persona dispone de entornos de encuentro y reunión con amigos y familia. Muchas personas viven solas pero no se sienten así porque tienen una agenda social activa. Esta es una de las principales claves para minimizar el impacto de la soledad tanto cuando se vive solo como cuando se comparte piso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *