Cómo romper las cadenas de la dependencia afectiva

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1


Amar no es depender, este es un buen mensaje para interiorizar con frecuencia cuando en el corazón se produce una confusión en la forma de amar. El miedo a perder al otro, los celos y la inseguridad interior pueden producir una dependencia afectiva. ¿Cómo romper las cadenas para amar desde la libertad en una relación de pareja estable?

Potencia tu autonomía

Potencia tu autonomía a pesar de tener pareja igual que lo harías en caso de estar soltero. Por ejemplo, anímate a participar en planes de grupo en los que no esté tu pareja, toma la iniciativa en los planes con los amigos, afronta las situaciones por ti mismo porque eres tú quien debes asumir las riendas de tu vida.

No delegues tu responsabilidad de ser feliz en manos de tu pareja: ¿Qué puedes hacer a partir de hoy por sentirte mejor contigo mismo? Céntrate en aquello que depende de ti para vivir mejor.

Identifica cuáles son tus límites para superarlos: una persona solo crece cuando descubre cuáles son sus áreas de mejora. No existe nadie que sea perfecto pero en lugar de mirar a los defectos de tu pareja es preferible que te centres en corregir los propios.

Piensa en positivo porque cuando lo haces tus niveles de felicidad aumentan: crece tu nivel de bienestar interior, tu sensación de libertad, te sientes más fuerte y capaz de superar obstáculos, en definitiva, tienes unas inmensas ganas de vivir. Por el contrario, como consecuencia del pensamiento negativo, tienes una imagen distorsionada de ti mismo.

Amar desde el respeto

El respeto al otro comienza por el respeto hacia ti mismo: sé coherente con aquello que piensas y sientes para estar en calma contigo mismo. Cuando encuentras este equilibrio te resulta más fácil ponerte en el lugar del otro porque tienes una visión más realista de qué es el amor verdadero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *