Cómo olvidar un amor perdido o no correspondido
La pérdida de un amor o el amor que no es correspondido es una de las peores angustias que el ser humano puede sufrir, es una emoción que afecta a nuestro cerebro y nos impide seguir viviendo de una forma normal, nuestros sentimientos se han visto tan dañados que el estado de ánimo nos impide ver la realidad de las cosas. En ese momento todo es negativo, muchas veces no se tienen ganas de hacer nada, se llega a pensar que no hay motivos para seguir hacia delante. Es por eso que tenemos que mentalizar que las cosas han cambiado y trabajar en nuestra recuperación. El futuro será mucho mejor.

Los primeros pasos para olvidar a esa persona que nos ha dejado son los más duros. Son momentos de mucha tristeza, nos sentimos deprimidos, pero no siempre es algo malo y negativo, todo en su medida, si acabamos de tener un gran fracaso sentimental o por las circunstancias que sean tenemos algún tipo de depresión o carencia amorosa tenemos que planificar nuestra nueva vida.

Un ejemplo claro seria un desengaño amoroso repentino, que tu pareja te deje porque ha conocido a otra persona con la que prefiere compartir su vida. Si esto te sucede, la vida no se acaba, piensa que empieza una nueva etapa, es comprensible que pasemos unos días de bajón, pero el tiempo lo cura todo, con el paso de los días veremos las cosas de otro modo y la experiencia nos servirá para ir analizando todo lo que ha sucedido.

Ha llegado el momento de la recuperación, de olvida el pasado y empezar de nuevo. Después de esos días que nos hemos pasado hundidos y deprimidos tenemos que comenzar a analizar las cosas, el golpe fuerte ya lo hemos disipado, ahora toca reflexionar, aprender de los errores y buscar nuevos caminos que nos lleven a encontrar un nuevo amor. Dentro de unos años, este trauma sólo será un recuerdo, por eso mismo de nada te sirve ahora seguir hundido, simplemente tienes que tomar las cosas con calma y sobretodo estar abierto a nuevas relaciones, es ahí donde marcarás un antes y un después, observa las cosas con los pies en la tierra y veras como tú mismo levantas el ánimo.