Asume tus decisiones sentimentales
Tomar la decisión adecuada en el amor no siempre es fácil, sin embargo, a veces, una vez tomada dicha decisión, algunas personas pueden llegar a castigarse o a sentirse culpables por haber actuado de cierto modo. En realidad, ese sentimiento surge porque después de haber tomado una decisión, no se ha obtenido el resultado deseado en base a la elección ideal.

Pues bien, a partir de ahora, empieza a pensar que cada decisión que tomaste en tu vida fue la mejor en base a tu sabiduría de ese momento, a tu grado de madurez y a tus circunstancias. Es decir, no podemos valorar desde el hoy el criterio con el que actuamos hace cinco años. Sencillamente, porque las personas cambian y evolucionan cada día. De lo contrario, se produce el lado negativo de permanecer estancado en un mismo punto.

Las decisiones implican un grado de reflexión que es mayor o menor dependiendo de la importancia del tema. En general, en el amor, es mejor dar un poco de tiempo para pensar en temas como si eres feliz junto a tu pareja, si vas a declararte o no a esa persona que te gusta, si te gustaría romper con tu relación (cada persona tiene sus circunstancias). Ser impulsivo en esta cuestión te puede llevar a precipitarte, y eso, no es nada bueno en este sentido.

Las decisiones forman parte de tu identidad. Es decir, te van constituyendo día a día. Por otra parte, también es esencial aprender a vivir el presente para evitar la angustia del mañana y sufrir por un pasado que no fue como hubieses deseado. Con el paso de los años cada vez tomarás decisiones más sabias y más prácticas así que libérate del peso de la culpa que pesa toneladas.