Aprender a pedir disculpas a un amigo
A veces con los amigos, somos capaces de meter la pata sin ni siquiera darnos cuenta. Otro problema llega cuando debemos pedir disculpas. ¿Qué se necesita, en realidad, para reparar una amistad rota? Simplemente saber pedir disculpas a nuestro amigo. Si no se habla el tema, las grietas que se causan a la relación pueden hacerse mucho más profundas y conseguir que la relación nunca se recupere.

Pueden quedar algunas cicatrices pero, el paso del tiempo, puede ir haciendo que nos olvidemos de ellas. Siempre pensamos que la unión con nuestro mejor amigo es irrompible pero, eso no es verdad. Una tontería puede hacer que le rompamos el corazón y que nuestra amistad se vea seriamente dañada. Si nos vemos ante esta situación, lo mejor no es evadir el tema y dejar que el tiempo pase, sino romper el hielo y hablarlo.

Se deben romper las reglas estereotipadas y pedir disculpas, aunque estas no sean aceptadas en un primer momento. El paso del tiempo te enseñará que hay diferentes tipos de amigos. Los primeros son los que comparten tus risas de vez en cuando y no saben excesivas cosas sobre ti, son simplemente buenos conocidos. Los segundos son los amigos que son capaces de con una simple mirada saber si tienes algún problema o no.

Con ambos tipos, hay que saber pedir disculpas pero, está claro que con los segundo es con los que más cuidado hay que tener. Si pides disculpa a tu amigo, dale el tiempo que necesite para que vuelva a retomar la relación tal y como estaba antes. Ese tiempo puede ser más o menos corto pero sí que es verdad que será muy necesario.